JESUCRISTO ES EL SEÑOR!!!!!
Se ha producido un error en este gadget.

Me acompañan:

lunes, 10 de mayo de 2010

Creer y creerLe


Aunque en estos tiempos más que nunca el demonio se empeña en hacer creer que no existe, no hacen falta grandes demostraciones horrorosas para notar su acción, si pedimos asistencia al Espíritu Santo para poder ver.

Creo que otra de las mejores cosas que hace, es persuadir (y convencer) al creyente que "con éso basta". Es decir, que con creer que Jesús existe ya es suficiente.

Gloria a Dios si tenemos la gracia de creer en Cristo, por supuesto!

Pero la pregunta es: Le creemos? Creemos en sus promesas? O sólo con decirnos “soy cristiano”, “soy católico…” ya es suficiente? Seguimos de verdad a Cristo o nos escudamos en Él como con un estandarte? Vivimos por Él y en Él realmente, moviéndonos en el mundo diciéndole en nuestro interior “esto , Jesús, es para Vos”?

Creemos que exista el Espíritu Santo, y que tiene poder para ayudarnos en nuestra vida, en nuestras decisiones, en las encrucijadas? O, en el fondo, seguimos prefiriendo esperar para recurrir a Él cuando ya casi no nos quede tiempo, al final de nuestros días, o durante una calamidad?

El demonio ruge cuando tenemos una relación personal con Dios. No le agrada. Prefiere que seamos tibios (pero recordemos que eso no le gusta al Señor!), que pasemos nuestra vida sin mayores compromisos , que los días corran uno atrás del otro, hasta el último, en que venga a tentarnos por última vez.

No escuchemos las falsas voces de estos tiempos. No tengamos miedo. Hay otra Voz.

Una Voz clara, dulce, serena, pacífica, que nos habla del Amor que el Padre nos tiene, que nos dice que si Él está con nosotros quién contra nosotros, que nos promete un lugar en la Casa del Padre, y que nos dice que este es el tiempo de la evangelización, allí donde estemos. Aunque nos crean locos, como decía San Francisco de Asís, seamos "los locos de Cristo"!

La Voz que nos quita la falsa vergüenza de atestiguar que Le creemos, y por eso Le seguimos, y tratamos de hacer lo que nos pide, con la ayuda del Espíritu Santo que nos auxilia en nuestra debilidad.

La Voz de Jesús. En la Santa Iglesia, en la Misa, en La Palabra, en el Sacerdote en quien confiamos.

Que junto a María, Quien le aplasta la cabeza a la serpiente antigua, podamos siempre decir "¡Te creemos, Jesús, y en Vos confiamos!"

3 comentarios:

  1. ¡Muy ciertas tus palabras, Susana, muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Hola Susana, excelente entrada y muy ciertas tus palabras como dice Jose Luis en el anterior comentario.
    Cariños y que tengas una excelente semana.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ustedes, por seguir este blog! Y que María nos ayude siempre a atestiguar frente a todos y contra todo,

    un abrazo grande
    Susana

    ResponderEliminar

Bienvenido, gracias por acompañarme! Si quieres, puedes dejar tu pensamiento aquí. Bendiciones