JESUCRISTO ES EL SEÑOR!!!!!
Se ha producido un error en este gadget.

Me acompañan:

viernes, 6 de noviembre de 2015

En esta Hora

Amigos: en esta Hora tan convulsionada desde todos los frentes, seríamos ingenuos si no viéramos la mano del Enemigo que "anda como león rugiente, buscando a quién devorar"...

Hay pecados que claman al Cielo, y están ocurriendo en casi todos los países. La Palabra de Dios no cambia, es Eterna, aunque nos guste la idea de pensar que como el mundo ha cambiado, lo escrito tendría hoy otras acepciones más de acuerdo con nuestros gustos. Debemos aprender a ver los signos de los tiempos.

Nuestra Madre nos pide el rezo del Rosario, arma eficaz, porque Ella misma ora junto a nosotros...pero cuántas vueltas damos antes de disponer nuestro corazón para complacerla!

Hay guerras en el mundo; violencia en las calles; furia en la naturaleza. Casi nada nos conmueve, ya lo vemos como algo natural, y no lo es.  Estamos molestos, impacientes, combativos, soberbios...en el tránsito, en las calles, las aulas, los trabajos, los gobiernos...Lo peor, es la violencia que anida en el propio corazón.

Unos días atrás, durante la Adoración del Santísimo Sacramento, el Señor me mostraba la raíz de mi violencia interior, que quizás sea también la tuya: OPA. Orgullo, Prepotencia, Arrogancia. Cada vez que alguien se opone a mis deseos o mis planes. Y muchas veces no lo manifiesto externamente, nadie se entera, pero mi interior se convulsiona, y me enojo. Al no saber cuál era la raíz de tanto enojo dentro mío, le pedí al Señor ese día que me la mostrara. Y lo hizo. Hoy, lucho cada minuto y le pido al Espíritu Santo me de Mansedumbre y Templanza, porque, como a todos, también me rodea la violencia cotidiana. Ya no quiero caer en las garras de aquel león rugiente, sino en los Brazos Amorosos del León de Judá, nuestro Señor Jesús, que dijo "aprendan de Mí, que soy manso y humilde de corazón".

Por eso, en este mundo en que vivimos, me propongo y los invito a que seamos artífices verdaderos de la Paz, encomendándonos a María, Nuestra Madre.

María, Reina de la Paz, ruega por nosotros!
Amén

jueves, 15 de enero de 2015

Cuando Dios tiene otros planes...

...quedamos perplejos, conmovidos, aturdidos...a veces, hasta nos enojamos! porque no entendemos, porque suponemos que, "si estamos haciendo todo bien", Él tendría que apoyarnos y querer lo mismo que nosotros, pero no...

Necesitamos de la inefable ayuda del Espíritu Santo consolador, que nos dona templanza, fortaleza, aceptación, para afrontar ciertas voluntades de Papá Dios.

En el día a día podemos perder la perspectiva, es tan fácil...creernos inmortales, y hacer planes y más planes. Nadie dice que no debemos tener ilusiones, y proyectos, pero qué imprescindible es recordar a cada minuto, que la meta no está aquí, sino en la vida futura, y trabajar arduamente para ello, para gozar un día - que a todos nos llegará - de la alegría y la paz eternamente.

Cuando Dios llama a Su Presencia de modo inesperado a familiares o amigos, por un tiempo logramos darnos cuenta de la finitud y de la urgencia de cambiar (para bien) que tenemos. Pero pronto se nos olvida.

Pidamos al Señor que nos ilumine con la luz del Espíritu Santo para tener sabiduría. Amén.

martes, 13 de enero de 2015

Tantas cosas...

...tantas han pasado, y tantos días transcurridos! gracias a Dios, siempre Su Mano sosteniendo la mía...

Pensé en no encontrar a nadie aquí ya, pero veo con alegría que son muchos los que han quedado, por eso, GRACIAS POR ESTAR.

Seguramente te ha pasado como a mí, habremos visto y vivido muchas cosas en estos años, que pueden ser un soplo, o una eternidad, según como se atraviesen. El Señor, en Su sabiduría, me ha llevado por caminos que pensé que ya no tendría que recorrer, por "haberlos superado", pero...evidentemente Él no lo veía así, y una vez más, me ha sorprendido. Él, que conoce y escudriña nuestro corazón y sabe lo que allí anida más que nosotros mismos, quiso que, según "el mundo", volviera para atrás, laboralmente hablando. Fue un tiempo dificil, de muchas luchas con mi orgullo y vanidad, pasando por luchas que creía ganadas, y más de una vez me refugié en la parroquia de la vuelta del trabajo para clamar ayuda, angustiada. Hubiera ido a trabajar a cualquier sitio de muy buena gana, sólo que hasta ahora nada nuevo apareció. Y una vez más, la lección de la Aceptación de Su Voluntad.

Allí donde no entiendo, allí estás Tú, Señor! En el momento en que pude sentir esto de verdad, entonces, de a poco, comenzó a cambiar todo, y en eso estamos, para Su Gloria, y de la Mano de nuestra Madre, María Santísima. Paz y bien!



Queridos hermanos!
Después de tanto tiempo ausente en esta plataforma, no así de Facebook (adonde cordialmente nuevamente los invito), nuevamente estoy aquí, porque he comprobado que la riqueza de los Blogs no pueden compararse a lo rápido del anterior nombrado ni a los 140 caracteres...cada uno para su función, pero que para explayarse,aquí es lo indicado.
Les envío un abrazo y sepan que siempre estuvieron y están en mi oración.
Paz y bien, con alegría del reencuentro los saludo a todos!
Susana

martes, 11 de septiembre de 2012

Jesús nos espera


¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras, pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío, si de mi ingratitud el hielo frío secó las llagas de tus plantas puras!


¡Cuántas veces el ángel me decía: 
«Alma, asómate ahora a la ventana, 
verás con cuánto amor llamar porfía»!


¡Y cuántas, hermosura soberana, 
«Mañana le abriremos», respondía, 
para lo mismo responder mañana!
(Lope de Vega)

No abandonemos a Jesús en el Sagrario...no le dejemos solo!! Nos espera siempre, para darnos Su Amor...
"El Amor no es amado!" 
Bendito y alabado sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar!! Amén

martes, 7 de agosto de 2012

Santa Ana

Santa Ana, mujer admirabilísima, fue la Santa madre de la Excelsa y siempre Virgen María, es decir, también la Abuela de Jesús...junto a San Joaquín, su Santo esposo, acompañaron a la Dulce María en sus primeros años hasta su presentación en el Templo, donde la dejaron para cumplir su promesa a Dios de consagrarla a Él. Aleluya! Recordemos a Santa Ana en nuestras oraciones, y tengamosla por fiel intercesora nuestra también, porque está muy cerca del Señor y de nuestra Madre en el Cielo, junto a San Joaquín y San José.


Oremos:



Responsorio de Santa Ana:

Si buscas esos dones celestiales 
que el Hijo de la Virgen bien amada
da de un modo especial a los mortales,
por medio de Su Madre Inmaculada,

Ruega a Santa Ana y verás propicio el albo lucero;
y si acudes a Santa Ana con tus súplicas y ruegos,
no serán desatendidos, no serán vanos, por cierto.

Y si tu corazón fuera invadido por la amarga tristeza,
y si los males del cuerpo te afligieren,
o la adversa suerte te combatiere ay! implacable,
Ruega a Santa Ana y verás propicio el albo lucero;
y si acudes a Santa Ana con tus súplicas y ruegos,
no serán desatendidos, no serán vanos, por cierto.

Si perturbada fuera la apacible tranquilidad,
la paz dulce del alma,
y si tu pecho agitan los pesares
y espíritus malignos le amenazan,

Ruega a Santa Ana y verás propicio el albo lucero;

y si acudes a Santa Ana con tus súplicas y ruegos,
no serán desatendidos, no serán vanos, por cierto.




(del librito Gloriosa Santa Ana, 1944)

Consagración a nuestra Madre













Oh, Señora mía! 
Oh, Madre mía!
Yo me ofrezco todo a Vos.
Y en prueba de mi filial afecto
os consagro en este día mis ojos,
mis oídos, mi lengua, mi corazón,
en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo vuestro,
Oh Madre de bondad!
guárdame y defiéndeme como cosa y posesión Vuestra.
Amén.

El Aviso

En estos tiempos de tribulación, donde en tantos lugares podemos leer sobre el Aviso que el Padre permitirá que tengamos para acercarnos a Él definitivamente, es necesario que tomemos conciencia de los graves momentos que estamos viviendo. De la confusión que reina, de la inseguridad que avanza, de la multitud de pecados que invaden la tierra...pero para que actuemos, y decidamos cambiar de vida y de pensamientos, y nos enfoquemos en lo importante: salvar el alma! 

No sabemos cuándo ocurrirá esto. Sólo sabemos que hoy estamos aquí, porque de verdad hoy es todo lo que tenemos. Vivir con la Esperanza y la Fe a los que nos llaman Jesús y nuestra Madre, seguir caminando con los ojos fijos en Cristo, y no ver hacia atrás. 

Estamos llamados a orar e interceder, con más fuerza que nunca, sin desmayar, por aquellos que aún no conocen a Jesús, por los que lo han olvidado, por los que siguen al dios dinero, al dios poder, al dios de la guerra, al dios de la división, por las familias que hoy se separan, por los niños que están en los vientres para que no sean abortados, por los que sufren las inclemencias de las fuerzas naturales, por quienes no tienen techo, por los que no tienen agua ni alimento...por los casi 13 millones de personas que en el Cuerno de África están en riesgo de morir de sed, por los sacerdotes y religiosas y personas consagradas que abandonan el Camino, por el Papa, por la Santa Iglesia Católica, por cada país de este mundo, por sus gobernantes, por la paz.

Consagremos a nuestras familias al Corazón Inmaculado de María, y pidamos al Padre, en el Nombre de Jesús, que nos ayude a vivir como pequeños, confiados en que nos lleva de Su Mano, sin miedo.

Ave María Purísima!
Sin pecado concebida.
Jesús, en Vos confiamos!
Amén.

miércoles, 13 de junio de 2012

San Antonio de Padua

"La Iglesia proclama el misterio pascual realizado en los santos que han sufrido y han sido glorificados con Cristo. La Iglesia propone a los fieles sus ejemplos que llevan a todos hacia el Padre a través de Cristo y, a través de sus méritos, implora los beneficios de Dios" (Sacrosantum Concilium, n.104).




San Antonio, que amaste tanto al Niñito Jesús y Lo tuviste entre tus brazos, ayúdanos a ser santos y poder verLo un día en el Cielo!
A ti que tuviste la dicha de compartir con San Francisco de Asís, enséñanos a ser simples y a valorar las pequeñas cosas, de la mano de la Virgen María.
Amén

La delicadeza de Jesús

Tenemos un Señor que no deja de prodigarnos Su delicadeza...


Delicadamente nos hace ver nuestros errores o fallas de apreciación, a través de los hermanos.


En lo personal, me hizo reflexionar, a través de una persona, sobre qué me querrá decir Él a mí cuando permite que sucedan ciertas cosas que no me gustan...y me hizo ver que más que hablar, debo observar. 


Aunque a mí me parezca que algo no está como debiera, quizás no debo fijarme en cómo hacer para corregirlo, sino qué me quiere decir Él con eso. Interesante.


Mantén mis oídos y ojos bien abiertos, Señor, para no confundirme!

miércoles, 6 de junio de 2012

Señor, Argentina te necesita

 Jesús, han pasado dos años del bicentenario, en que Te pedíamos auxilio con esta oración. Hoy, volvemos a pedirte ayuda. Nos estamos quedando ciegos, Señor!! Ayúdanos a ver!! Nos estamos desviando del Camino...ya todo nos da igual, todo está bien, estamos perdiendo los valores...sabemos que seguramente nos enviaste la ayuda que te pedíamos, pero...también estamos sordos, no queremos escucharTe!! Preferimos la libertad del mundo a la Tuya, aceptamos cosas que no deberían ser aceptadas, y estos errores claman al Cielo...
Una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común...que defienda la vida en todas sus formas, el derecho a vivir!! que defienda la familia como Dios la ha creado, a imagen de la Sagrada Familia!!
Perdónanos, Padre, porque no sabemos lo que hacemos. Abre nuestros ojos y oídos.
Ten misericordia de nosotros, y del mundo entero.
Amén.

Ayudemos a ver!

En estos tiempos tan atribulados, donde abundan una serie de mensajes de catástrofes inminentes, pidamos la Luz del Espíritu Santo para poder discernir, y no perder de vista lo importante: nadie sabe ni el día ni la hora, sólo el Padre que está en los Cielos. 
Es cierto que están ocurriendo muchas cosas, más rápido que lo que nos gustaría, y es evidente. Pero, más que hablar de las calamidades por venir, evangelicemos junto a nuestra Madre, la Dulce Virgen María, Quien espera de nosotros una colaboración activa en este tiempo.
Oremos por la Santa Iglesia, por el Santo Padre, por los Cardenales, Obispos, Sacerdotes, Religiosas y laicos consagrados, para que el Espíritu Santo los mantenga en la verdadera Fe, que los defienda del maligno que tanto mal está haciendo en el mundo, sobre todo y principalmente en las almas, alejándolas de la Verdad, alejándolas de Dios.
En un tiempo en que parece estar perdiéndose todo, es ahora donde tenemos que estar fuertes y dar a conocer a Cristo, al verdadero Jesús, nuestro Misericordioso Señor.
Hoy día se adjudican los milagros a los Santos, en vez de a Dios. Se ha perdido la claridad de pensamiento que hace ver que ellos interceden ante Dios frente a una petición nuestra, y es el Padre Quien concede la gracia. 
Cada vez hay más personas que durante la Misa están distraídas, charlando, recibiendo mensajes en su celular; los confesionarios están casi vacíos. Se comulga sin ser consciente de estar recibiendo el Cuerpo de Cristo, tomando la Hostia con displicencia para irse caminando mientras se la pone en la boca como un bocado más, sin la necesaria reverencia ante el Dios Altísimo que llega a nosotros. En mi caso, siento mejor recibirLo directamente en mi boca, y hasta quisiera poder arrodillarme, pero la fila se mueve tan rápido, como un trámite, que no puedo más que inclinarme ante Su Majestad. Se está perdiendo la consciencia de la Presencia Real de Jesús en el Altar. Los lectores hacen la reverencia hacia el Sacerdote, y no hacia el Sagrario. Hasta he tenido que escuchar que Jesús, en realidad, no multiplicó los panes y los peces, sino que esto es una "figura, una manera de decir, de mostrar el compartir". Tremendo. Los seminarios actuales se están apartando del origen, e intentan transmitir que los milagros de Jesús no eran tales, que todo tiene una explicación racional. Los padres dejan que sus niños correteen y jueguen a los gritos en el Templo durante la Misa, sin enseñarles que se debe estar respetuosamente, lo que distrae a los demás...Pero no nos quedemos en esto, sino que cuando tengamos oportunidad de sacar del error a alguien, no callemos. Pidamos la asistencia del Espíritu Santo, y Él hablará por nosotros, con caridad.
No debemos temer, antes bien, actuar. No sabemos cuándo el Señor nos llamará. Más allá de las necesidades materiales que tengamos, nuestro afán debe ser estar preparados en nuestras almas, para el encuentro definitivo con Jesús. Ayudemos a ver a nuestros hermanos, y pidamos con fervor poder ver la viga en nuestro propio ojo, esto es urgente.
Que la Virgen María nos proteja y nos guíe a los brazos de Su Hijo. 
Ayúdame a ver, Espíritu Santo!
Amén.