JESUCRISTO ES EL SEÑOR!!!!!
Se ha producido un error en este gadget.

Me acompañan:

miércoles, 28 de abril de 2010

Nunca te detengas

Siempre ten presente que:
La piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia, tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña, detrás de cada línea de llegada, hay una de partida; detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo; si extrañas lo bueno que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas, sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota; cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar, usa el bastón. Pero nunca te detengas.

Madre Teresa de Calcuta.

lunes, 26 de abril de 2010

Emaús



Señor, quiero que me acompañes en el camino,
Vos, mi Guardián, Quién como Vos
para sostener mi mano, y
marcarme la senda que he de seguir?

Hasta poder verte, Jesús, tendré que seguir
subiendo la colina, hasta encontrarnos,
y necesito tu Voz.

Quédate conmigo, que se hace tarde.
Nada es mejor que Tu compañía.

Te lo ruego



Enséñame a ser humilde, Señor, para poder gustar de tus asuntos más que de los míos.

Dame la virtud de la paciencia, para esperar Tus tiempos.

Abre mis oídos y mis ojos para escuchar y ver lo que me dices.

Pon en mi corazón más amor para amarte.

Amén.

viernes, 23 de abril de 2010

Nos caemos y nos levantamos, siempre en Él vamos!



Bendito seas Tú, Señor de los Ejércitos


Que dispones las horas
Y las cosas
Cuando todo transcurre
Bajo Tu mirada.

Bendito seas Tú, Amigo de mis días
Porque llevas ternura
Donde hay soledad.

Bendito seas Tú, Señor de mi vida
Porque serás Tú
Quien les dirá
Que los amaba
(Y ellos no lo creían).

Bendito seas Tú, Proveedor Santo
Que todo lo ves
Y sabes de mi interior.

Porque a Ti nada escapa.
Ninguna intención.
Y sabes de mis congojas
Y conoces mis sueños
Y perdonas mis faltas.

Porque nada soy
Y te debo tanto
Porque soy tan pequeña
Y nada puedo sin Ti.

Porque más me esmero
Y menos me sale
Mirar a los otros
Con Tu mirada.

Porque el alma me duele
Al saberme tan pobre
Al darte tan poco
En mis pobres hermanos.

Ya no sé qué cosa
Está dentro de mí
Que me impide verte
En el rostro del otro
Y cuando más lo intento
Menos puedo hacerlo.

Y lastimo.
Hiero.
Y juzgo. Justo yo.
Mira quién.

Y hay quienes dicen
Que lo mío es cuento
Que son sólo palabras
Que es falso lo que siento.
Pero Tú sabes.
Tú lo sabes.

Sabes que quiero pertenecerte
Para siempre.

Que busco sentirte en mi
Corazón.

Sabes cuál es la verdad
De mis sentimientos.

Lo sabes, Señor?

Tantas veces soy Pedro!
El que niega conocerte.
Aunque diga tenerte.

Tantas veces soy Pedro!
Cuando callo Tu Nombre.
Cuando fallo a los otros.

Tantas veces soy Pedro!
Pero Pedro te quería.
Como yo te quiero.
A veces no puedo medir
Cuánto te quiero.
Es tanto!

Y más te quiero y más caigo
En la tentación.

Dame un corazón santo, Señor.

Que los que me miren
Te vean.

Que los que me escuchen
Te oigan a Ti.

Que no quepa duda que
Te sigo, por mis obras.
Que a las palabras
Se las lleva el viento.

Dame valor para luchar.

Dame paz en el alma
Y vigor en las manos.

Quiero ser de tu mies.
Quiero trabajar para Ti.
Quiero pertenecerte.

Aunque todos me digan
Que no tengo vocación.
Que si la tuviera
Ya me habría consagrado.

Igual me consagro
A Ti desde hoy, Señor.

Así, sin ceremonias.
Haz conmigo lo que quieras.

La llave (en oración, en 2004)



La única manera de entrar en el Reino, que el Reino venga a nosotros, que podamos percibir su belleza y realidad en torno nuestro, es que muramos. Pero no físicamente, sino a nosotros mismos.

Para reconocer al Reino y participar de él, debemos (la “llave” que acciona la “puerta”):

- quebrantarnos, humillarnos, y reconocer a Jesús como Señor de toda nuestra vida, nuestras cosas, nuestro ser, nuestro porvenir. Doblar nuestras rodillas ante Él y Su Voluntad en nuestra vida, aceptando en cada tiempo lo que sabe que es mejor para nosotros, aunque no lo juzguemos así.

- Renunciar a nuestro yo, el ego, todo aquello que nuestra propia naturaleza nos impulsa a hacer, pensar u omitir.

- Permitir que el Padre nos ame, dejarlo pasar a nuestra vida, dejarle tomar el mando. Consultarlo en todo, para que nuestros pasos se alineen con Su Voluntad.

- Dejar de lado definitivamente nuestras tendencias, nuestras ganas e inclinaciones, para obedecer del todo sus mociones. Permitirle actuar en nuestra vida.
- Comprender que la libertad que conocemos es la que nos esclaviza a Satanás, quien quiere seducirnos todo el tiempo con actitudes, pensamientos y proyectos que no sirven más que a satisfacer nuestro ego (y no precisamente para la construcción del Reino ni la edificación de nuestros hermanos); mientras que la obediencia al Señor nos da la verdadera libertad, la de los hijos de Dios, que nos permite realizarnos máximamente en lo humano y espiritual, porque todo lo encauzamos hacia Su Voluntad y para Su Obra, allí en donde y con quienes estemos.

- Ser humildes y reconocer que sin Él no somos nada, y nada bueno podemos hacer, ya que nuestra naturaleza todo lo tiñe de vanidad, orgullo y soberbia. Sólo Él es quien nos da lo “bueno” (“Sólo Uno es Bueno”) que somos o tenemos, nada es mérito nuestro, todo es Su regalo. Incluso lo que logramos, es por la fuerza que Él nos da, todas las virtudes nos las dio Él para que nosotros las cultivemos y perfeccionemos.

- Comprender nuestra responsabilidad, en que cuanto más nos da, más nos pedirá: ésto es, que aquello que nos da gratuitamente, debemos usarlo para su Reino, en la proclamación del Evangelio de su Hijo, trabajando para Él, en todo tiempo, haciendo fructificar los dones que nos regala y repartiéndonos entre nuestros hermanos. Nada es para nosotros, todo se nos da para que lo aportemos en el plan de Salvación. Es necesario darse cuenta que no es aquí la meta, sino la Nueva Jerusalén, en la cual gozaremos de todos los bienes que hayamos ganado desde aquí, según nuestras obras e intenciones secretas del corazón.

- Una vez accionada la “llave” (muerte a nosotros mismos), la “puerta” (Cristo, el Amado) nos llevará al Reino, donde encontraremos al Padre, y ambos, junto con el Espíritu Santo, vendrán a morar en nosotros, y nos enseñarán la voz de cada uno.

- Y experimentaremos que es cierto que esa obediencia es suave, no pesa, gratifica, complace, sana (“ mi yugo es suave y mi carga liviana”) y que “nadie va al Padre sino por Mí”.

Aleluia, Gloria a la Sma. Trinidad!

jueves, 22 de abril de 2010

"La Verdad os hará libres"


Jesús, Amado, Señor, danos el valor de vivir en la Verdad.

Nos es difícil, en este mundo, mantenernos lejos de la podredumbre. Hay tantas voces seductoras...tantos vanos afanes...tanta mentira!!

Recordanos siempre, por medio del Espíritu Santo, que somos débiles, corruptibles, tan pequeños...tan fáciles de convencer por el tentador! Recordanos que Vos Sos nuestra Fuerza, porque Sos el Camino, la Verdad y la Vida, y Nos abrís los ojos para ver la trampa, el lazo del cazador que nos presenta caminos errados para conseguir "un fin bueno"....Mentiras!

Gracias, Padre Santo, por escribir derecho en nuestros renglones torcidos, y salvarnos de las consecuencias de nuestros errores!

Gloria a la Santísima Trinidad!

miércoles, 21 de abril de 2010

GRACIAS, MARÍA!



Dios te salve, María, Llena de Gracia
Bendita Tú eres entre todas las mujeres...

GRACIAS,
Por darnos a Jesús.
Por sufrir Vos también como Co-Redentora.

Por llevarme a visitarte a tu Casa en San Nicolás.
Por estar transformando mi vida.
Por protegernos siempre, a mí y mi familia y seres queridos.

Bendita por siempre seas, María!

"...Me amas?"


Hoy no puedo ni quiero más que cantarle a mi Señor, porque es Bueno!
Porque Vive, no es una manera de decir, ni una imaginación, ni lo que queremos pensar para no temer: ESTÁ VIVO!!! Y obra en nuestra vida, y se hace presente, tan delicadamente...

GRACIAS, JESÚS, POR TANTO AMOR. Enseñame a amarte!!!

domingo, 18 de abril de 2010

Consagración a Nuestra Madre

Mensaje de María del Rosario de San Nicolás, del día 7-9-84: Consagración a la Virgen

“¡Oh Madre! Quiero Consagrarme a Ti.

Virgen María hoy Consagro mi vida a Ti.

Siento necesidad constante de tu presencia en mi vida,

para que me protejas, me guíes y me consueles.

Sé que en Ti mi alma encontrará reposo

y la angustia en mí no entrará,

mi derrota se convertirá en victoria,

mi fatiga en Ti fortaleza es. Amén”.

sábado, 17 de abril de 2010

Los caminos del Señor...y de María! (testimonio)

Queridos hermanos, el otro día les contaba que estuve pasando unos días en San Nicolás (Argentina). Desde hacía mucho tiempo sentía ganas de volver a estar en esa tierra tan bendecida donde se palpa tan cerca la presencia de nuestra Mamá. Quisiera compartir con ustedes cómo fue que finalmente fui:

Había tomado unos días de licencia porque necesitaba pensar y tomar una decisión de vida, y debía parar para estar a solas, en descanso y meditación.
No quería quedarme en casa, necesitaba cambiar de ambiente, pero hasta el mismo día de mi viaje no sabía adónde quería ir. Elegí otro destino, más al norte, y hasta saqué el pasaje...pero, por "alguna extraña razón" olvidé tomar los datos del hotel donde me iba a hospedar. Entonces, intenté varias veces volver a entrar a la página web de ese lugar, para poder tomar los datos y así llegar, cuando para mi sorpresa...la página había desaparecido de internet!!!

Los días anteriores los pasé buscando y buscando destinos posibles, y "no sé por qué" siempre dudaba y venía a mi corazón San Nicolás, y por supuesto, María del Rosario. Pero seguía buscando.

Pues bien, el día en que les cuento, la última vez que intenté encontrar la página "perdida", miré mi reloj: las tres de la tarde, hora de la Misericordia. Ahí comprendí enseguida. Y ya no lo dudé. Me levanté y casi corriendo volví a la terminal y cambié el pasaje para San Nicolás, a ver a María, Quien evidentemente me estaba llamando!

No puedo describir con palabras la paz que tuve esos cinco días, lo cerca que sentí a Nuestra Señora, lo hermoso que fue compartir la Misa en el Santuario cada mañana, y la belleza del último día, en que recibí la respuesta que había ido a buscar, y a solas le agradecí a Mamá sentada bajo un árbol del campito bajo los cálidos rayos del hermano Sol...

Muchas cosas recibí en ese viaje, y a pesar de haber sido tan pocos días volví renovada como si hubiera descansado un mes! Uno de esos días, durante la tarde, todavía pensando (y orando) sobre qué decisión debía tomar, sentí que tenía que buscar un libro (que no tenía ni sabía cuál sería), porque allí encontraría respuestas. Fui a caminar, y encontré la librería de la Editorial San Pablo. Entré, le pregunté a la señora que atendía, no sabía cuál recomendarme. Justo cuando le estaba diciendo "es que no sé qué tengo que hacer"...mis ojos se posaron en un libro cuyo título era exactamente ese: "Qué tengo que hacer?" (Anselm Grün, monje benedictino). La señora, cuando vió mi cara de sorpresa y alegría, no podía creer que ese libro estuviera allí. Enseguida, llamó a alguien de un grupo de oración del Santuario y puso mis intenciones para que oraran todos por ellas. Otro regalo de la Misericordia del Señor!

El último día, pude recibir consejo del sacerdote que celebró la Misa que compartí, y allí sí, ya no me cupo ninguna duda de qué debía hacer. Gloria al Señor! Gracias, Madre!

Tan hermosa fue la estadía (además de comprobar la hospitalidad de los lugareños) que me emocioné hasta las lágrimas cuando tuve que partir. Me quería quedar.

Acaba de terminar la semana de mi regreso, y, a punto de dar el salto al vacío, sé que será para caer en brazos de mi Jesús, bajo el Manto de María. Así que, una vez más, Jesús, en Vos confío!

Un abrazo para todos,
Paz y Bien

jueves, 15 de abril de 2010

El Buen Pastor



Las ovejas son los animales más sumisos que existen, dóciles, dulces, asustadizas, y no tienen buen sentido de la orientación, se pierden si no tienen buena guía. Por éso, la importancia de que las cuide un buen pastor, para que puedan pastar tranquilas y que todas vuelvan al corral, sin que ninguna se pierda. El buen pastor sabe dónde encontrarlas si se extravían, y las lleva de vuelta al rebaño. Además, las ovejas reconocen la voz del pastor, él las llama por su nombre y ellas van a su encuentro.

Jesús,el Buen Pastor. Jesús, que nos conduce a la Casa del Padre. Nadie como Él sabe de nuestra fragilidad, desorientación, flaquezas y miedos, y nadie como Él nos ama tanto y quiere que ninguno de nosotros se pierda en el campo del Enemigo, quien está deseoso de devorarnos. Y sólo Él dió Su Vida por nosotros, y quiere llevarnos al Reino.

Ojalá todos querramos ser Sus Ovejas!!

Trabajo de parto

Señor de Misericordia, Señor de los Milagros, en esta hora crucial, escucha a Tu Pueblo!

Almas confundidas, seres extraviados, reconozcan que Jesús es el Señor!

Esta es la hora del inicio de los dolores del parto, y la naturaleza, creada toda por Dios, acompaña Sus designios...
Oremos! Es necesario, es urgente, es imprescindible.

Volvamos al Señor. Abramos los ojos!!! El regalo de la Santa Misa, el encuentro con Jesús, junto a María, ahora es el tiempo.

Aferrémonos a la Misericordia del Señor, que no defrauda, y en Sus Brazos descansemos de todas nuestras fatigas.

QUIEN COMO DIOS?



La oración a San Miguel del Papa León XIII
En Octubre 13, 1884, el Papa León XIII, experimento una visión horrible. Después de celebrar la Eucaristía, estaba consultando sobre ciertos temas con sus cardenales en la capilla privada del Vaticano cuando de pronto se detuvo al pie del altar y quedo sumido en una realidad que solo el veía. Su rostro tenia expresión de horror y de impacto. Se fue palideciendo. Algo muy duro había visto. De repente, se incorporo, levanto su mano como saludando y se fue a su estudio privado. Lo siguieron y le preguntaron: ¿Que le sucede su Santidad? ¿Se siente mal?
El respondió: "¡Oh, que imágenes tan terribles se me han permitido ver y escuchar!", y se encerró en su oficina.
¿Qué vio León XIII? "Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que el podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo." También León XIII pudo comprender que si el demonio no lograba cumplir su propósito en el tiempo permitido, sufriría una derrota humillante. Vio a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con sus legiones en el abismo del infierno.
Después de media hora, llamo al Secretario para la Congregación de Ritos. Le entrego una hoja de papel y le ordeno que la enviara a todos los obispos del mundo indicando que bajo mandato tenia que ser recitada después de cada misa, la oración que ahí el había escrito.
Oración:
"San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo
contra la perversidad y asechanzas
del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder
a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén."
(Aunque no es obligación, se puede continuar con gran provecho la práctica de rezar esta oración después de la Santa Misa como se hacía antes del Conc. Vat. II.)

(EXTRACTO DE www.corazones.org)

miércoles, 14 de abril de 2010



Jesús, que confiemos en Vos.

Aunque el enemigo siembre dudas, cree espejismos, aplique tentaciones, nos persiga, nos ataque....que confiemos en Vos!!!

Bendito sea por siempre el Nombre del Señor, que está sobre todo nombre, y ante el cual toda rodilla se dobla en la tierra, el cielo y los abismos.

martes, 13 de abril de 2010

Oración para implorar favores por intercesión del Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo II





Oh Trinidad Santa,

Te damos gracias por haber concedido a la Iglesia al Papa Juan Pablo II y porque en él has reflejado la ternura de Tu paternidad, la gloria de la cruz de Cristo y el esplendor del Espíritu de amor.

Él, confiando totalmente en tu infinita misericordia y en la maternal intercesión de María, nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor, indicándonos la santidad, alto grado de la vida cristiana ordinaria, como camino para alcanzar la comunión eterna Contigo.

Concédenos, por su intercesión, y si es Tu voluntad, el favor que imploramos, con la esperanza de que sea pronto incluido en el número de tus santos.

Amén
(Aciprensa)

viernes, 9 de abril de 2010

Hermosa Señora, Bendita Tú eres, entre todas las mujeres!!

Queridos hermanos, acá estoy, pasando unos días de descanso en San Nicolás de los Arroyos, Prov. de Buenos Aires, Argentina. Ciudad bendita, Casa de María, que nos quiso visitar para darnos sus mensajes de esperanza.
Muchas cosas he venido a agradecer, y una a pedir: sabiduría, para saber qué hacer.

Cuántas veces titubeamos, en el camino de la vida, y creemos estar en la senda correcta y no lo es. El enemigo nos engaña haciéndonos creer que para un buen fin valen los caminos torcidos. Y no es así! Pero el miedo a lo desconocido a veces puede más. María nos da el coraje de seguir a Su Hijo en toda circunstancia, por más oscuridad que haya a nuestro alrededor, de Su Mano y bajo Su Manto estamos seguros y avanzamos hacia la meta, nuestro Padre del Cielo.

Desde aquí, presento al Señor en de Manos de Su Madre, a cada uno de ustedes, y ruego tenga Misericordia de nosotros y del mundo entero, en estas horas tan difíciles, donde las fuerzas del maligno parecen triunfar.
Pero no olvidemos, lo dijo Nuestra Mamá: "Al final, Mi Corazón Inmaculado triunfará". Aleluia!!!!!

lunes, 5 de abril de 2010

“Mi Carne es la verdadera Comida y mi Sangre es la verdadera Bebida”



"¿Cómo fueron los hechos?

Mayo 1992

Después de la Misa del viernes 1 de mayo, al hacer la reserva del Santísimo Sacramento, el ministro de la Eucaristía encontró dos trozos de Hostia sobre el corporal del Sagrario. Consultado el sacerdote, le indicó que los colocara en un recipiente con agua en el Sagrario (una de las formas habituales para esperar que se disuelvan y luego poder purificar). En los días siguientes, algunos sacerdotes miraban para ver si ya se habían disuelto, sin observar cambios. Siete días más tarde, el viernes 8 de mayo, encontraron que las formas tenían un color rojizo, con apariencia de sangre. El domingo siguiente, 10 de mayo, durante las dos Misas vespertinas, se observaron unas gotitas de sangre en las patenas con las que los sacerdotes distribuían la Comunión.

Julio 1994

El domingo 24, durante la Misa con niños, cuando el ministro de la Eucaristía retiraba el copón del Sagrario, al destaparlo, vio una gota de sangre que corría por la pared interna del mismo.

Agosto 1996

En la Misa de las Fiestas Patronales de la Asunción de la Santísima Virgen, nuevamente se tuvo que poner una Hostia en un recipiente con agua para su disolución. Unos días más tarde, el 26, una ministro de Eucaristía, al hacer la reserva del Santísimo Sacramento, encontró que la forma se había vuelto carne.

Cuartos sábados de cada mes 11 horas.
Adoramos a Jesús Eucaristía, en nuestro templo parroquial, todos los jueves de 8 a 21 horas y los primeros viernes de mes de 17 a 20,30 hs." - Parroquia Santa María, Av. La Plata 286, Capital Federal, Buenos Aires, República Argentina para la Gloria de Dios

(extracto de la página de Reina del Cielo)

de Rafael y Lope de Vega


¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?





¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana!

de San Francisco de Asís

¡Señor, haz de mí un instrumento de tu paz!
Que allí donde haya odio, ponga yo amor;
donde haya ofensa, ponga yo perdón;
donde haya discordia, ponga yo unión;
donde haya error, ponga yo verdad;
donde haya duda, ponga yo fe;
donde haya desesperación, ponga yo esperanza;
donde haya tinieblas, ponga yo luz;
donde haya tristeza, ponga yo alegría.

¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto
ser consolado como consolar;
ser comprendido, como comprender;
ser amado, como amar.

Porque dando es como se recibe;
olvidando, como se encuentra;
perdonando, como se es perdonado;
muriendo, como se resucita a la vida eterna.

domingo, 4 de abril de 2010

El Señor ha resucitado!

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN! Jesús, el Amado, venció a la muerte, ella no ha podido con Él, Aleluia!

Los dolores de María Santísima, inconmensurables y profundísimos, aún conociendo que su Hijo volvería, se han trocado en excelsa Alegría y Admiración por este Hijo Suyo, Dios hecho Hombre para nuestra Redención.

Vivamos con esta alegría y con la esperanza de sabernos también hijos del Altísimo, Quien en toda circunstancia nos defiende como a perla valiosa.

Quién como Dios?